Si te detienen llama, detenciones ilegales.

Un día recibí un correo de un alumno de intercambio del Tec de Monterrey, diciéndome que gracias a lo que aprendió en clases sobre Marco Legal de las Empresas le sirvió muchísimo para ahorrar dinero, no sabía si creerle o no, sobre todo por que había faltado a algunas clases y no sabía si quería quedar bien conmigo, ya después de verle en persona en clases lo que me dijo me dejó triste ante la realidad en nuestro México.

Me explicó que estaba recorriendo México, como buen extranjero quiere conocer lo más que pueda de México, recorrerlo a lo largo y a lo ancho, sacarle todo el jugo, y la verdad que no lo culpo, yo como mexicano también quisiera hacerlo, por lo menos darme un par de meses para recorrer México como se debe.

En fin, en uno de sus recorridos me comentó que rentó un automóvil para viajar más cómodamente porque el sistema de transporte público es muy deficiente, siempre se pierde, no sabe bien cuáles son las rutas y sobre todo que nunca sabe bien a qué hora pasan, por lo que no puede planear muy bien de esa manera. Dejando de lado la triste realidad de nuestro transporte colectivo, resulta que un día se estacionó indebidamente en un lugar destinado para inválidos, lo cual le llevó una reprimenda por parte de un policía que estaba en el lugar, ignoro si fue un policía de tránsito o no. Ya que mi alumno no supo identificar que tipo era, o si era municipal, estatal o inclusive federal.

Una vez pasado su primer susto, llegó el verdadero susto, resulta que al estar manejando no hizo alto total en una calle, al parecer un policía de tránsito o normal, lo estaba observando y al ver que no hizo alto total lo siguió y lo paró para hacerle una multa por no hacer alto total.

Y bueno, aquí es donde empieza el susto, primero el policía le quitó su licencia para conducir y dijo que no se la regresaría hasta que le pagara a el directamente la cantidad de $5mil pesos por la multa, mi alumno le dijo la verdad, no tenía esa cantidad de dinero con él y sobre todo, no tenía por qué pagarle, después el policía le amenazó con ir ante un doctor para que le hicieran pruebas de alcohol y de otras sustancias, lo que ya le dio miedo pero dijo que le tenía que seguir a un lugar, mi alumno muy obediente lo hizo por que necesitaba su licencia.

El policía lo llevó a una zona más alejada, y sobretodo solitaria, le cambió de nuevo la jugada y le dijo que mejor le diera $1mil pesos y todo se le olvidaría, mi alumno al ser extranjero no habla muy bien español, lo que hizo más difícil el poder comunicarse con el policía además de poder entender lo que estaba haciendo. Ante esa situación que ya le dio miedo a mi alumno, más de lo que ya había sentido. Se acordó lo que le había dicho en las primeras clases, siempre que los pare un policía hagan una llamada para que sus amigos y conocidos sepan donde estaban, a qué horas y quién los había detenido.

Por lo que le dijo al policía que haría una llamada a su profesor de derecho para que supiera donde estaba y que estaba siendo detenido por un policía, lo que hizo que mágicamente la prepotencia del policía se disipara, le entregara sus cosas y lo dejaran de molestar.

El problema que tenemos es múltiple, mi alumno ya no viajará tan libremente por el país, por miedo, por miedo creado por un agente del estado que está para servir y proteger, en vez de eso, fue víctima de extorsión y abuso de poder. Seguimos sin pensar que todos los mexicanos somos verdaderos embajadores de México, tanto dentro como fuera del país, el primer ingreso por Inversión Extranjera Directa (IED) que tenemos es la manufactura y el segundo está en el ramo de los servicios, que están conectados mayormente al ramo turístico.

Todo el tiempo todos los días hay extranjeros alrededor de nuestro país, no solo en las playas, también en nuestras ciudades, en nuestros pueblos, en comunidades, si esto le pasó a un alumno, le puede pasar a cualquiera, sobretodo porque México tiene una crisis, no hablo de grave problema, hablo de crisis, algo está roto y podrido desde la raíz, en cuanto a desapariciones y desapariciones forzadas.

Todo tiene implicaciones, y esto genera que existan menos turistas que quieran ir a lugares menos típicos de vacacionistas y que la derrama económica se concentre en lugares turísticos. Si pensáramos que todas nuestras ciudades tienen la capacidad de ser auténticos centros turísticos pensaríamos en mejorar muchísimo nuestras ciudades.

Les pondríamos mejores banquetas, más anchas para poder caminar, semáforos peatonales, indicaciones claras de las calles, señaléticas que no sean confusas, más iluminación, más caminos para recorrer el país en bici, una mucho mejor y más conectada red de transporte público, que los lleve hasta los aeropuertos y estaciones de autobuses, (me gustaría poder decir estaciones de tren). Es decir, les haríamos una conexión multimodal para poder recorrer el país de manera libre.

Que dejen su dinero, su inversión y que se lleven un bonito recuerdo de nuestro país, para que vuelvan, y no solo a la playa o al centro turístico, sino a cualquier parte de México, hay mucho por hacer y espero exista un cambio, y vieramos a nuestras ciudades con el potencial de ser auténticos centros turísticos, que la policía auténticamente sirva, que el ciudadano en general sea un auténtico embajador de su país, pero mientras eso sucede, si alguien te para de manera ilegal recuerda llamar o mandar un mensaje, twitter o facebook live, para que sepamos dónde estás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s