Hay piano en casa

Estoy como Borges cuando le llevaron toda una enciclopedia y no la podía leer debido a su ceguera hereditaria, él podía sentir los libros, tocarlos, tenerlos, disfrutarlos, de alguna u otra manera, estaban ahí y el con ellos.

Así estoy en estos días, tratando de recordar, dos tres movimientos de manos, dos tres movimientos de pies, dos tres movimientos a forte y mezzo forte, con gran alegría y con gran ceguera en el instrumento, además de sordera, por falta de tener entrenado el oído, ahora después de muchos años, a enfrentar esa sordera y esa ceguera.

Abrirme paso entre las notas entenderlas y entretenidamente tocar por gusto, tal vez vendrán unas cuantas de Bill Evans, otras de Brubeck, algo de Jazz, pero también algo impresionista con Tiersen y Satie, pero solo tal vez, depende de cuán abierto sea el oído y que tan exacto sea el ojo.

Por lo pronto hay piano en casa, hay un huésped, un inquilino inquieto que estará con nosotros acompañándonos muchas décadas a la familia, pasarán grandes y pequeños por su teclado, con su alegría llenará de sonoridad nuestro hogar, eso alegra el corazón.

Más música y menos conexión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s