De vuelta a la normalidad

De vuelta a la normalidad de la vida, mi Atlas como siempre y fiel a su estilo perdió, el tráfico como siempre y fiel a su estilo es insufrible, todavía nos falta la entrada de las escuelas y universidades el siguiente lunes, cuestión a la que contribuyo de manera activa y del que pido perdón por adelantado.

Pagar deudas, de todo tipo, los excesos de los que tanto nos regodeamos, regalos, comidas, alcohol, tamales, rosca de reyes, pavo, ramens, carne en su jugo, ver a la familia, conversar a la familia.

Los desayunos apresurados, cafés de rápido, tés de rápido, barrer de rápido, todo apresurado, todo de rápido, después, el reto de vivir despacio, deglutir la realidad, bocado a bocado.

Investigar, leer, abrazar la vida, y trabajar la vida, enamorarse de nuevo del frenesí, volver a leer lo ya leído, sobre todo, volver a la rutina.

La pesada y descabellante rutina.

Así, a estudiar, de nuevo, dense cuenta que he escrito leer y estudiar.

El café, el té, el desayuno, la familia, los colegas, los amigos, el disfrute, los libros, los cuadernos, la espiritualidad, los perros, las deudas, los pagos, el agarrar de frente la vida o de lado.

En fin, de vuelta a la normalidad, un poco más sabios un poco más ingenuos. Incrédulos ante lo que viene, a lo que se va y a lo que se regresa.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s