La lluvia y la imaginación

En respuesta a un tweet de una buena amiga. ¿Se puede estar triste y enojado al mismo tiempo? Creo que sí.

Creo que los días de lluvia traen consigo un dejo de nostalgia, los días de lluvia nos recuerdan esos días ricos que no nos preocupaba nada, solo el ver las gotas caer, imaginarnos soldaditos en el pavimento, ver mojado sobre mojado y crear historias.

La niñez no se preocupaba más que hacer surcos con la lluvia, imaginarse a dónde iba a parar el barquito de papel imaginario que habíamos construido, en la adultez, al parecer nos preocupa que la lluvia ya no sea la de antes.

Nos preocupa que la lluvia sea una tormenta, que traiga consigo inundaciones, que sea ciclónica, que sea fuerte y nada podamos hacer ante el mismo, nuestra imaginación incrédula fue de alguna manera sustituida por nuestra preocupación de la realidad, ahí, por un lado está nuestra nostalgia entremezclada de ese enojo por ya no poder volver a ver los soldaditos en el pavimento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s