Querida hija, hay un violador en tu camino

Querida hija, hoy me toca tenerte cargada en brazos, escuchar tu respiración y tu paz, me llena de tranquilidad, pero me causa un gran problema querer mantener esa tranquilidad si existiera un violador en tu camino, un terror que tiene un efecto paralizante.

Antes morían en Juárez, como así lo queríamos creer, como un fenómeno aislado, hoy, lo que sabemos es que sucede en todos lados, hoy es en todo México. Hoy, es en cualquier parte, hoy y mañana será en tu camino.

Pero te contaré una historia, una historia que hace que valga la pena salir a cantar y luchar cada día, a dejarse la piel en las calles.

Vamos a llamarle una dulce manifestación de miles de mujeres con paliacates verdes, que antes fueron en brillantina rosa y que ahora cantan un himno de lucha #hayunvioladorentucamino que nació en Chile y se propagó como la pólvora. Mujeres que plantan cara a todas nuestras desgastadas instituciones que no han hecho nada para protegerlas, para mantenerlas vivas.

Hay un himno de lucha, tu lucha, en que veo a mujeres y niñas divirtiéndose en estropear las instituciones agnaticias construidas durante milenios, al grito de el violador eres tú, que en este caso, como hombre el violador soy yo, y que va a caer, ese muro del machismo y de la opresión a las minorías, una de ellas la gran mayoría subrepresentada que es la mujer.

Estamos como hombres resguardándonos en nuestras oxidadas instituciones que construimos por muchos años, condenando lo que han hecho, que la violencia está mal, sin ver que gracias a ello, es decir, gracias a la guerra es justamente como el Estado moderno fue creado y si no, los invito a leer la tesis de Francis Fukuyama.

Que hacer pintas, ocupar calzadas, y plazas está mal, pero se nos olvidan los movimientos estudiantiles, de aquellos años en contra de los dictadores en guerrillas urbanas que causaron miles de desaparecidos pero que pudieron derrocar gobiernos.

Con un beso en la cabeza te digo que hay mucho puño en alto y hay mucha sangre derramada por muchas mujeres alrededor del mundo, que esta lucha apenas comienza, que México está lleno de cuerpos de mujeres podridas de crueldad. Que vas a poder hacer algo, no habrá derrota, que habrá nuevos días para salir a marchar, nuevos días para celebrar, que no da igual salir o no salir.

El día de mañana solo espero que puedas salir a bailar, a cantar, a caminar, ser auténticamente libre, eres como la canción de Ismael Serrano, “Mi pequeña gran súper potencia”, y que un día me vas a despertar muy temprano, y me dirás: vamos papi, hay que sembrar de rosas toda la ciudad, hay que agradecerle a aquellas valientes mujeres que hoy y ayer dieron su vida por ser mujeres.

Entonces querida hija, estaré esperando el momento para que me despiertes y salir a la calle bien temprano para llenar de flores toda la ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s