Yo creo en el voto inteligente

Hace unos días me aventé de manera abierta a publicar mi preferencia del voto, amigos y familiares expresaron también su intención, sobre todo dirigidos al tema de hacer un voto útil o un voto inteligente, sobre todo para poder restar fuerza al partido en el poder, ya a nivel Federal, ya a nivel Estatal y Municipal.

Yo soy creyente del voto útil, por una razón muy potente, al menos desde mis convicciones políticas, y es que los políticos tienen que hacer el esfuerzo para convencer a los votantes con sus propuestas, es decir, tiene que presentar propuestas inteligentes. Apelar a la inteligencia del votante y no al sentimiento de miedo del votante, como así ocurrió en con Trump, que apeló al miedo, el miedo en contra de los migrantes, de los pobres, de los diferentes. Así de esa manera se votó, para que el llegara al poder.

Votar de manera inteligente, es como cuando inviertes en un negocio, la mayoría de las veces inviertes en la persona y no simplemente en la propuesta. Inviertes tu voto de manera inteligente, en el que te presenta sus propuestas, y además existe al menos cierta calidad de esa persona de llevar esas ideas al plano de la realidad, a nivel de calle.

En este caso, ¿por qué tendría que votar por una persona con la quien no comparto ideales, ni formas de pensar, ni nada por el estilo, solo para evitar que alguien gane?

A nivel federal en épocas de la candidatura de Peña Nieto se votó para evitar que llegara al gobierno López Obrador, sin saber muy bien las propuestas ni el proyecto priista.

Una de las preguntas que me hago, es el ¿por qué, el votante, tiene que ser orillado a renunciar a sus convicciones políticas para votar por el menos malo? ¿Por qué tendríamos que votar por un partido del que no creemos, ni compartimos ideales, para evitar que llegue una posible “fuerza amenazante” de nuestra tranquilidad?

Yo como votante ¿por qué me tendría que quedar tranquilo y decir, al menos evité que llegara el malo?

Si eso se reduce la política, de evitar que llegue el más malo, entonces estamos dejando a la deriva nuestras convicciones, la exigencia para los candidatos en presentar propuestas inteligentes, y auténticamente luchar por el voto se reduce a eso, a señalar que hay una amenaza, y que lo inteligente es que esa persona no llegue al poder.

En primer orden puede ser muy bueno, que el malo no llegue a gobernar, pero, ¿acaso no sería mucho más deseable, que la persona que llegue al poder, fue la que presentó y se presentó ante los posibles votantes, para tal cual, venderles una idea política de manera inteligente?

Sí creo en el voto inteligente, el que apela a la inteligencia del votante, y no al miedo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s